NOTICIAS

Agueda Barojas Ontiveros

El alcalde de Empalme, Carlos Enrique Gómez Cota, se lavó las manos ante el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) por el presunto desvío de recursos por más de 53 millones de pesos y responsabilizó al ex tesorero municipal, José Manuel Orduño Moreno.

El pasado 23 de mayo el ISAF envió al alcalde empalmense un docuemnto donde le solicitaba aclarara las irregularidades denunciadas ante ese órgano por parte de vecinos de ese municipio por obras inconclusas.

Gómez Cota envió el pasado 1 de junio a Jesús Ramón Moya Grijalva, Auditor Mayor del ISAF, un documento donde le dice que a fin de solventar las observaciones señaladas en su documento, se está integrando un expediente de investigación por el presunto desvío de recursos por la cantidad de 52 millones 793 mil 155 pesos en contra del ex tesorero.

Para el regidor del PAN, Marcelo Caraveo Rincón, el alcalde empalmense se está lavando las manos por lo que el ISAF no debe atenerse a esa respuesta.

Dijo que Gómez Cota no puede estar ajeno al desvío de recursos puesto que él firmaba junto con Orduño Moreno, todos los cheques.

“No puede decir que es ajeno, todos y cada uno de los cheques que firmó el ex tesorero para desviar ese recurso también iban firmados por el alcalde”, comentó.

Dijo que la próxima semana presentará la denuncia contra Gómez Cota, en el Congreso del Estado, el ISAF y la Fiscalía Anticorrupción.

Como se sabe, entre los recursos que presuntamente fueron desviados, están 18 millones de pesos para terminar la pavimentación de algunos sectores de la ciudad, entre ellos la calle Guillermo Prieto.

Al conocer la respuesta del alcalde empalmense, los inconformes, quienes la semana pasada hicieron plantón en una sesión de cabildo, dijeron que Gómez Cota quiere agarrar de chivo expiatorio al ex tesorero.

“Sentimos mucho coraje e impotencia ante la respuesta que dio el alcalde”, dijeron los vecinos de la calle Guillermo Prieto, quienes viven en medio de una laguna de aguas negras porque el dinero que el Congreso del Estado envió para su conclusión, se “esfumó”.

Calle Guillermo Prieto